Se creó la Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado

El pasado 10 de diciembre de 2011, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner creó la Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado, a cargo de la doctora Anabella Lucardi, dependiente de la Subsecretaría de Gestión y Coordinación de Políticas Universitarias en el marco de la Secretaría de Políticas Universitarias.

En el año 2006 el Ministerio de Educación de la Nación dio inicio a una política de Estado buscando brindar una solución a la existente desvinculación de la universidad con la sociedad y el modelo productivo. Desde la concepción de que la universidad debe ser una herramienta para la transformación social, el Programa de Voluntariado Universitario tuvo, y tiene actualmente, como misión generar un cambio de sentido en el tipo de profesionales que acede a la educación superior pública.

Al día de hoy se han realizado 8 convocatorias, entre anuales y específicas, que tuvieron como meta financiar diversos proyectos presentados por estudiantes universitarios, cuyo fin fuese intervenir sobre alguna problemática de su comunidad. De este modo, el PVU ha demostrado encontrarse encaminado y cumpliendo su objetivo central: que el conocimiento impartido puertas adentro de las universidades se despliegue para dar solución a los problemas reales de la gente.

Son innumerables las medidas tomadas desde el año 2003 en materia de Educación Superior por el Estado Nacional. Algunas de ellas, quizás las más significativas, fueron la creación de nuevas universidades, los grandes programas de Becas Universitarias y Becas Bicentenario, el incentivo a las carreras científico técnicas, la repatriación de científicos o el aumento categórico del presupuesto. Profundizando estas políticas y para fortalecer el desarrollo del Programa de Voluntariado Universitario, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner creó el 10 de diciembre de 2011 la Dirección. Esta nueva herramienta institucional permitirá seguir avanzando en la vinculación e intercambio entre la universidad y la sociedad, a través de acciones tendientes a promover la función social de la universidad, la integración del conocimiento con la producción, fomentando el acceso y la permanencia en las universidades  y dando impulso a las carreras que son prioritarias para el desarrollo nacional y regional.

En este sentido, y a partir del mandato otorgado por la Presidenta, estamos convencidos de que este es el camino correcto para que la Universidad pública, que es financiada por todos los argentinos, pueda estar en consonancia con este modelo de país, basado en la producción y el trabajo y que promueve el crecimiento con inclusión social.

Su voto: Nada